SEDIABETES - www.avancesendiabetologia.org
Buscador avanzado
Ver artículo
Av. Diabetol. 2005;21(4):342-344

Disminuir tamaño de letra Aumentar tamaño de letra Imprimir texto

Consejos para la conservación de la insulina glargina en la práctica clínica diaria

Notas clínicas - Vol.21 N.4  octubre-diciembre 2005
F.J. Ampudia-Blasco1, R. Carmena2

 Filiaciones de autores


Resumen

Los pacientes diabéticos en tratamiento con insulina están expuestos a oscilaciones inexplicables del perfil glucémico. El caso clínico que se presenta describe un episodio de hiperglucemia transitorio, inexplicable por otras causas, y que fue atribuido a la acción defectuosa de la insulina glargina contenida en una pluma. Esta situación se resolvió en pocas horas tras la sustitución del dispositivo por otro nuevo. Dado que la pluma funcionaba correctamente, no pudo descartarse una alteración de las propiedades de la insulina contenida en el dispositivo. Se ha descrito que la insulina puede sufrir un proceso de la agregación y formación de fibrilas, que se traduce en una pérdida de sus propiedades físico- químicas. Este fenómeno puede ocurrir especialmente con temperaturas elevadas, con pH ácido (como glargina) y a concentraciones de insulina relativamente elevadas. En base a estas observaciones, recomendamos la conservación de la insulina glargina en uso (pen o vial) preferentemente en la nevera, especialmente en periodos en los que la temperatura ambiente es elevada. Estos consejos son aceptables para los pacientes dado que se administra la insulina glargina habitualmente una vez al día, generalmente en su domicilio.

Correspondencia

Correspondencia: Dr. F.J. Ampudia-Blasco. Unidad de Referencia de Diabetes
Servicio de Endocrinología y Nutrición. Hospital Clínico
Universitario. Avda. Blasco Ibáñez, 17. 46010 Valencia
e-mail: Francisco.J.Ampudia@uv.es

Palabras clave

diabetes mellitus tipo 1 múltiples dosis de insulina Glargina Conservación

Documento

Documento PDF»

‹ Volver